PARQUE NACIONAL LOS ROQUES

El archipiélago Los Roques está ubicado en el Mar Caribe, al norte de Venezuela, conformado por unos 40 islotes o cayos con nombre propio, más unos 300 que aparecen y desaparecen con las subidas y bajadas de las aguas. Posiblemente el grupo de islas más vírgenes del exótico Caribe, un lugar de espectaculares paisajes marinos y unas playas de arenas blancas que invitan al relax.

Sus habitantes originarios todos pescadores, hoy día comparten el archipiélago con los nuevos habitantes; los operadores de turismo, que se han instalado en sendas posadas construidas de la base de las casas de los pescadores, respetando el Reglamento del Parque Nacional que impide las nuevas construcciones.

Una de sus grandes atracciones es sin duda el perímetro ovoide del atolón, con una superficie de 24,6kms de norte a sur y casi 39kms de este a oeste. El archipiélago es todo un espectáculo, en la superficie de sus aguas se aprecia una gama de colores de diferentes tonalidades que van desde el azul profundo hasta las claras aguas color esmeralda. En sus profundidades una infinidad de peces entre los que destacan los pargos, carites, y meros sin descartar las langostas, nadan en medio de un concierto de corales que es toda una exhibición.

Cada año los pescadores sacan más de 150 toneladas de langostas. Nada más sencillo que viajar en un catamarán, conseguir unas langostas y hacerlas al momento a la termidor. Otros habitantes de las islas o cayos son las tortugas de mar, de color carey y verdes que ponen sus huevos en las playas. Bucear en esas pasivas y tibias aguas es una experiencia inolvidable.

Las innumerables playas de arenas blancas son un remanso de quietud. Como es natural, unas islas en medio de nada en el confortable Mar Caribe son una gran posada para la infinidad de aves que bajan del norte, existen más de 50 especies entre las que destacan pelícanos, gaviotas blancas y rosadas, garzas blancas.

Hoy día los operadores de turismo privado han construido más de 100 posadas, en lo que eran las casas de pescadores, tal como acotamos antes, esas casas humildes poco a poco han sido transformadas en excelentes posadas que pueden albergar hasta 1.000 turistas a la vez, unas con ventiladores de techo otras con aire acondicionado, pero todas decoradas con buen gusto y mucha creatividad.

Aunque casi todas las posadas las alquilan con servicio de comidas (todo incluido) se pueden encontrar varios restaurantes que son una verdadera alternativa.

El archipiélago está bien atendido por algunas líneas aéreas y una gran cantidad de avionetas privadas que cada día llegan al Gran Roque, donde se encuentra el único aeropuerto. Un destino exótico que no olvidará.

 
 
Incoming Venezuela 2006 Derechos Reservados