Ver campamentos
Ver excursiones
 
 

DELTA DEL ORINOCO

El Río Orinoco, el “Río Padre” según los Waraos, es el tercero más caudaloso del mundo y uno de los más grandes de América Latina (2.140kms.) se abre como un abanico de unos 360 Km2. cuando desemboca sus aguas en el Océano Atlántico, al noreste de Venezuela, entre Punta Playa en el sur y Punta Pedernales sobre el Golfo de Paria. Los cientos de brazos en los que se transforma el inmenso río forman unos parajes difíciles de olvidar, casi todos los caños son navegables por embarcaciones pequeñas. Los paisajes de aguas que se observan son espectaculares, en casi todos los trayectos los visitantes son acompañados por delfines, monos araguatos, perezas y miles de babas que les harán el camino muy grato. Al bajar el caudal de las aguas, cientos de islas emergen formando espectaculares playas. En su recorrido el delta viene arrastrando una cantidad importante de sedimentos los cuales se van depositando en la costa. Se calcula que cada año la costa de Paria gana unos 40 metros al mar, lo que nos indica que en unos miles de años estaremos unidos con Trinidad.

Los indígenas que viven en el Delta son los Waraos (hombres de canoas). Se calcula una población de 20.000, que viven de la pesca y de las artes manuales. Sus viviendas son palafitos de madera construidos en las orillas del Delta. Su vida es bastante sedentaria, solamente se desplazan fuera de su área cuando se van a poblados cercanos para vender y comprar mercancías.

De la palma de moriche que es muy abundante en la zona han hecho su gran industria, con ella hacen una especie de harina llamada Yuruma con la que preparan el pan o casabe, también sacan una savia dulce llamada guarapo de moriche que posteriormente fermentan y obtienen el mojobo. De la parte superior del brote sacan filamentos con los cuales se tejen chinchorros (hamacas) muy cotizados por los venezolanos y extranjeros, mecates, alpargatas y maravillosas cestas cuya producción es vendida casi en su totalidad en el norte de Europa. De la palma de manaca extraen el cogollo, lo que mundialmente se conoce como “palmito”. En San Francisco de Guayo está posiblemente la comunidad indígena de Waraos mas grande que existe, allí son asistidos por unos misioneros españoles, quienes tienen escuelas donde enseñan primaria y secundaria al margen de la educación complementaria de modales, comportamiento y artes manuales que les enseñan las monjas misioneras.

A lo largo de algunos caños se han construido pequeñas posadas que le han dado un perfil turístico a la zona, miles de turistas, especialmente de Europa, llegan cada año al Delta, atraídos por su naturaleza virgen y para entrar en contacto con las etnias de la región. Es muy grato comprobar que entre toda esa basta región de aguas, y de indígenas, viviendo en su propio hábitat, el turista puede dormir en una cama con aire acondicionado, ducharse con agua caliente y disfrutar de una cena criolla o internacional con vinos franceses, españoles y chilenos, apenas a un Km. de la desembocadura. Para los menos deportistas y con algo de dinero, también existe la posibilidad de ir en helicóptero.

 

 
 
Incoming Venezuela 2006 Derechos Reservados